Transformación Digital más allá de los negocios

La transformación digital no es solo un asunto de negocios.

Los ingenieros y los desarrolladores están haciendo todo lo posible para mejorar nuestra experiencia de usuario al “humanizar” las máquinas para una interacción perfecta. Pero, ¿qué pasa con nuestra propia evolución como seres humanos? ¿Nuestra educación nos prepara para usar las nuevas tecnologías de manera inteligente? ¿Qué tipo de vida tendrán nuestros hijos en un mundo digital automatizado? Trabajar o incluso colaborar con robots forma parte del inevitable progreso, e implica nuestra transformación digital. Dicha transformación digital se percibe como esencial en el mundo de los negocios, pero también concierne a nuestras vidas personales. Entonces, ¿por qué no abrazarla reflexivamente y sacar el mayor partido?

Cerebros Humanos vs. Inteligencia Artificial.

Necesitamos hablar sobre Inteligencia Artificial… (dice Gerd Leonhard, y no puedo estar más de acuerdo).

Las máquinas sustituyen ya a los humanos en muchas tareas, las que son repetitivas y aburridas, las que se basan en la lógica y en estándares puros… Sin embargo, lo que nos hace humanos no puede ser sustituido: la ética, las emociones y la creatividad. Las funciones del cerebro humano van mucho más allá de la lógica y los estándares.

Hemos refinado nuestros valores humanos y sistemas emocionales durante miles de años. Hemos llegado hasta aquí empujados por el deseo de mejorar la vida humana, generación tras generación. En este proceso, nuestros valores y sistemas emocionales también han evolucionado, y han encontrado expresión en historias eternas a través de las Artes. Las Artes, las palabras, los elementos visuales y la música son la red comunicativa de una cultura en la que todos podemos encontrarnos. Las obras de arte representan un legado humano de experiencias hechas por seres humanos con propósito, sensibles, creativos y hábiles, nuestros artistas.

Creatividad y educación.

Hoy en día, los artistas pueden unirse a sus audiencias y también a otras mentes creativas de todo el mundo. Mientras tanto, las nuevas tecnologías que apuestan por la descentralización como Blockchain han abierto las puertas a comunicaciones más fáciles, más rápidas y más seguras. Y además, esta nueva web 3.0 brinda la oportunidad de un intercambio confiable y justo de cualquier cosa que tenga valor. Por lo tanto, los usuarios de arte digital y los creadores pueden beneficiarse igualmente.

Es el momento perfecto para desarrollar nuestra creatividad. En educación, las Artes son una herramienta poderosa para entrenar la creatividad y ayudar a la próxima generación en su preparación para futuros retos. Para tener éxito en el mundo digital, será crucial: crecer con nuestros valores humanos, aprender a lidiar con las emociones y usar el pensamiento crítico, la resiliencia y la creatividad.

Por eso, a medida que evolucionamos hacia una nueva era de Internet, el Internet del valor, es hora de reconsiderar lo que realmente vale la pena ofrecer a las generaciones futuras en nuestros sistemas educativos. No nos engañemos: ser educado como una máquina, para tareas repetitivas y aburridas no será tan útil como desarrollar ingenio y habilidades creativas.

Para la próxima era de la educación humana, la recuperación del Arte y las Humanidades es imprescindible!

Georgina García-Mauriño